Montaña Pico

Este volcán no está en Lanzarote, ni siquiera en Canarias, pero emerge del mismo océano: el Atlántico. Y también se halla en una isla que es parte de la Macaronesia, en Isla del Pico, Azores.

Hace unas semanas estuve visitando alguna de las islas de Azores y estando en Pico no podía dejar de subir este maravilloso volcán que da nombre a la isla.

blog

Así como el padre Teide es la mayor altura del territorio español, Pico también lo es de todo Portugal con sus escarpados 2.351 metros.

En términos geológicos se trata de un volcán reciente, tiene unos 750.000 años y su última erupción fue en 1.718.

blog1

Las laderas de este volcán son verdaderamente empinadas, y si a esto le añades la altura el resultado es un ascenso muy duro que nos llevó 3 horas.

Pero empecemos por el principio.

Para subir a Pico es obligado pasar por la Casa de la Montaña, de hecho el camino arranca por unas escaleras que solo tienen acceso desde el interior de la casa. Allí has de registrarte previo pago de 12€ por persona. A cambio te dan una especie de  gps que te mantiene localizado todo el tiempo y tiene unos botoncitos para llamar en caso de emergencias. También tienes que ver un vídeo sobre medidas de seguridad. Hay que reconocer que lo tienen todo muy bien controlado. Con todo ello empezamos a subir a las 10:00h, hora poco apropiada para estos menesteres.

blog2

blog3

Al principio el camino discurre por medio de la vegetación que aunque de poca altura es muy frondosa, hay brezos, acebos, helechos, dejando ver un suelo puramente volcánico.

blog4

La cara suroeste por la que sube el camino suele estar cubierta de nubes y brumas que van y vienen a una velocidad pasmosa.

blog5

blog7

En algunos tramos la pendiente es tan fuerte que se hace necesario trepar. A esas alturas ya me estaba temiendo la bajada…

blog6

blog8

Por fin superamos el mar de nubes, ahora resulta más fácil ver el camino pero la altura se empieza a notar y tengo que ir muy despacio para que el corazón no se me salga por la boca.

blog9

blog10

Algunos más madrugadores que nosotros ya están bajando y nosotros sin llegar al palito nº45 que es el último de todos los que indican el camino hasta la gran caldera a 2.200 metros

blog11

Mi guía montañero particular, el rey de los gps y autor de la mayoría de las fotos que ven en este post. Que aunque me deje atrás siempre me espera…

blog12

La pendiente se suaviza y el camino gira a la derecha para rodear la gran caldera que por fin alcanzamos.

blog13

blog14

La caldera se encuentra a 2.200 metros y acabó con el poco resuello que me quedaba, es impresionante. Además es ahí cuando te das cuenta de lo que queda para coronar el volcán, en un borde se yergue el Piquinho, como una pequeña montaña dentro de otra y con unas paredes aún más verticales que las que hemos subido hasta ahora.

blog16

blog17

Reponemos fuerzas y nos vamos a por el Piquinho, la mayoría de la gente ya estaba bajando y hacemos solos la subida lo que es una ventaja porque el camino es estrecho y empinado y a poco que haya gente se forman colas seguro.

blog18

blog19

blog20

Último repecho pasando por unas fumarolas con emanaciones muy calientes y llegamos a la cima!!!

blog21

blog22

blog23

Una de las ventajas de llegar tarde a estos sitios es que ya se ha ido todo el mundo; así se disfruta más y mejor de las vistas.

blog24

blog25

blog26

Pero la gloria de tocar cima dura poco, hay que bajar lo subido y el cansancio se empieza a notar por lo que hay que ser muy cuidadoso.

blog28

blog27

La experiencia en caminar sobre lava nos hace tomar cierta ventaja sobre muchos grupos que bajan a paso de burro guiados por guías de montaña que se ganan el sueldo a base de sangre, sudor y lágrimas llevando de la mano a alguna damisela.

blog29

Por fin llegamos a la chimenea que vimos a poco de empezar a subir, las piernas me tiemblan y el último tramo se nos hace eterno.

blog30

blog33

Una vez abajo y tras la ingesta de unas coca colas reconstituyentes nos hacemos la foto con nuestro merecido diploma. Y he aquí que vemos que las nubes han desaparecido dejando ver la montaña por su cara de ascenso y no solo eso; se está formando una nube  lenticular en la cima!!!

blog31

blog32

De los tres días que pasamos en la isla  ese fue sin duda el mejor y el más idóneo para subir a Pico pues no solo nos dejó subir y bajar sin grandes contratiempos climatológicos sino que además nos regaló unas estampas que ya no volvimos a ver, pero que quedaron grabadas en nuestras tarjetas de memoria, en nuestra retina y en nuestra memoria.

blog34

blog35

La Atalaya de Haría

Custodiando el valle de las mil palmeras y bajo la atenta mirada de La Corona se encuentra la Atalaya de Haría. Por estas fechas (junio-16) luce colores ocres y amarillos pero en invierno se viste de un hermoso manto verde. Así se veía desde lo alto del Pozo de Gayo en un día nublado y gris hace unas semanas.

atalaya1

Se localiza en el pueblo y municipio de Haría. Su altura 361 metros.

atalaya

Iniciamos su ascenso desde el pueblo de Máguez, por sus alrededores arranca un camino antiguo, el llamado Camino natural Órzola-Playa Blanca. Tuvimos suerte y ese día  las nubes tan frecuentes por esta zona dejaron asomar el sol y nos permitió ver cielos azules.

atalaya2

atalaya3

atalaya4

atalaya5

atalaya6

Alcanzamos un camino que llega hasta las granjas que hay en su caldera. Pero antes nos desviamos por otro hacia unas cuevas de las que nos han hablado.

atalaya7

atalaya8

Nos encontramos con la sorpresa de que las cuevas son huecos esculpidos en la pared, suponemos que para la extracción de cantos, tal como demuestra un pequeño lagar construido con ellos. Hay varios huecos, algunos de ellos de dimensiones considerables y divididos con muros de canto. Parece que también fueron usadas como polvorín en tiempos de la guerra. Extracto del blog PELLAGOFIO:

Polvorín
Hasta ese momento el parque móvil de la zona lo constituían algunas bestias y un carro para el correo. Pero, dice Dorina, “un hombre trajo un camioncito y pegó a sacar arena de allí detrás [en La Atalaya] y piedras de unas cuevas donde sacaban cantos para fabricar casas, porque antes no había bloques y no se hacían las casas sino de piedra y cal”. Las cuevas se llenaron de soldados en los años 40 en que se usaron como polvorín. “Sé cómo son las cuevas, porque fui con una vecina que tenía el hermano sirviendo allí en el cuartel, y la mandaba que fuera a comprar huevos aquí en Máguez. Para los jefes sería. Yo era chiquita e iba con ella y Luciano nos enseñaba aquello por fuera, el polvorín, más abajo la cocina con unos teniques y allí hacían de comer los soldados”.

atalaya9

Atalaya10

atalaya13

atalaya11

atalaya12

Después de pasearnos por las distintas cuevas y tomar un refrigerio en el fresco interior de una de ellas continuamos subiendo. Aprovechamos sus antiguas terrazas para ganar altura sorteando tuneras y veroles que campan a su libre albedrío. Por estas fechas los veroles se cubren con sus vistosas flores de color rosa.

atalaya14

atalaya15

atalaya16

Una vieja cruz de madera doblegada por el viento nos recibe.

atalaya17

Desde allí contemplamos una hermosa vista al pueblo de Haría y alrededores mientras se oyen sonidos de granja, cacareos, ladridos…

atalaya19

atalaya20

atalaya18

atalaya21

Y bajamos, como siempre, siguiendo los caminos.

atalaya22

Pico Redondo y Dos picos

Podría parecer un solo volcán pero son dos, al menos en el mapa aparecen cada uno con su nombre. Si vas al Golfo por la carretera del interior los habrás visto, o no, pero ahí están siempre, mirando a Timanfaya, no vaya a ser que vuelva a despertar y los vuelva a rodear con sus negras lavas que hace unos siglos llegaron hasta el mar.

pico1

Están entre Yaiza y El Golfo, municipio de Yaiza y miden 245 y 267 metros.

Pico redondo y 2 picos

Empezamos la subida por una de sus laderas más escarpadas porque es más fácil subir que bajar.

pico2

pico3

Las Salinas de Janubio se dejan ver tras la Vieja Gabriela.

pico4

Llegamos a la cumbre de Pico Redondo y nos hacemos la foto en su corralito.

pico5

Desde aquí la Cinta nos muestra su cara más impresionante.

pico6

Bajamos por la embarrancada pendiente hacia la degollada de Piedras Gordas para continuar hacia la Dos Picos.

pico7

pico8

Y efectivamente, hay dos picos: el primero.

pico9

Y el segundo.

pico10

pico11

Un balcón magnifico para contemplar el mar de lava y algún islote de tierras antiguas.

pico12

pico14

pico13

Volvemos a la degollada para bajar por un barranco esculpido en el mismísimo picón.

pico15

pico16

Una vez abajo nos vamos como siempre: siguiendo los caminos.

pico17

Montaña Tinaguache

Suele estar muy concurrida por turistas dada su proximidad a la zona de Costa Teguise. Pero no por ello la desmerece de ser visitada, es un maravilloso balcón con vistas al mar…y mucho más.

tina1

Está en los alrededores de la urbanización turística de Costa Teguise, junto a la Montaña Téjida y su altura es de 232 metros.

tina mapa

Comenzamos el ascenso por una de sus laderas, un camino bien marcado nos lleva hasta la cima.

tina2

tina3

tina4

tina5

Asoman la Montaña de Tahíche y la Téjida.

tina6

tina7

tina8

Arriba un cartel nos confirma nombre y altura.

tina 8-1

La enorme caldera se abre ante nuestros pies y la rodeamos por un paso bastante aéreo.

tina9

tina11

A nuestra izquierda la Montaña Téjida y el paso Entre Montañas.

tina13

tina12

tina14

tina15

tina16

Tanto paso aéreo invita a volar…

tina17

Y finalmente bajamos por el otro extremo de la caldera hasta su fondo siguiendo un camino en zig zag que amortigua la pendiente.

tina18

tina19

Montaña Bermeja de La Santa

Otra Bermeja más, ya llevamos unas cuantas pero es lo que tiene tener estas lavas con este color tan intenso. La Bermeja de La Santa además muestra su colorido contrastándolo con el azul del mar y el blanco de sus olas. No es muy alta, solo un repechito y ya estás arriba pero, como siempre, las vistas valen la pena.

bermeja1

Está a pie de mar por eso no alcanza gran altura, 102 metros, y se haya cerca del pueblo de la Santa, municipio de Tinajo.

mapa

Desde la Santa sale un camino que nos lleva hasta un mirador donde la mala mar frecuente por estas costas y el colorido de la lava nos garantizan una bella panorámica.

bermeja2

Una subida empinada pero corta nos ofrece vistas a un horizonte más amplio. Eso sí, la parte del acantilado al mar no es apta para los que padecen vértigo…

bermeja3

bermeja4

bermeja5

bermeja6
bermejo7

Bajamos de nuevo al pueblo a disfrutar de sus famosas olas y sus colores marineros.

bermeja7

bermeja9

Montaña Bermeja del Golfo

Hemos estado en la Bermeja de Conil, en la Bermeja de Playa Quemada, pero ninguna hace tanto honor a su nombre como la Bermeja del Golfo, más si vas cuando el sol de la tarde la ilumina y la enciende cual hierro incandescente. La he subido dos veces; la primera el sol la iluminaba, ya lo apreciarán en el colorido de las fotos, la segunda estaba nublado pero a última hora el sol se coló bajo el manto de nubes y antes de esconderse en el mar me regaló toda una paleta de colores.

roja1

Se encuentra en la costa Oeste, en el municipio de Yaiza y mide 111 metros.

mapa

Al pie del acantilado que mira al mar nos encontramos un charco de agua salada cuyos tonos verdes rivalizan con los rojos y negros de la lava.

roja2

Un sendero rodea por la derecha el volcán y nos lleva a su parte “trasera”. Empezamos a subir, la rampa es muy empinada y de lava compacta, a medida que ganas altura, en algún momento casi hay que trepar.

roja3

roja4

roja5

Desde lo alto, el rojo contrasta con un incipiente verdor que cubre las tierras antiguas de la zona y que la lava de la útimas erupciones no sepultó.

roja6

Mirando a Janubio se aprecia el mar de lava joven que ganó terreno al océano.

roja7

Momento foto con mi amiga Ana.

roja8

Y nos acercamos al acantilado no apto  para los que padecen vértigo.

roja9

roja10

roja11

Y toca bajar, no es lugar para esperar la puesta de sol pues la bajada es muy escarpada y se hace muy peligroso hacerlo sin luz suficiente. Aunque contemplar el ocaso a nivel del mar tampoco resta disfrute a tremendo espectáculo.

roja12

roja13

roja14

Montaña Hacha Grande

También llamada el Ajache grande pues como su propio nombre indica es el pico más alto del macizo de Los Ajaches. Por su situación y su altura el acceso es un poco largo, de ahí que este post sea el más largo de los que he subido hasta ahora. Pero qué tendrá esta montaña que cada vez que voy me quedo con ganas de volver…

hacha grande

Se encuentra entre Femés y Playa Blanca, municipio de Yaiza, y sus 562 metros se hacen de rogar con empinadas cuestas se suba por donde se suba.  […]

Montaña Juan Bello

Guardando las espaldas a las Bodegas del Grifo y rodeada por sus cuatro costados de parras podría decirse que es la montaña más vinícola de la zona incluyendo La Geria. Eso y su caldera abierta hacia el oeste cuando la mayoría de los volcanes abren sus calderas hacia el NNE que es de donde vienen los vientos predominantes, la hacen un tanto peculiar.

Así la vemos desde los alrededores de las Bodegas del Grifo.

juanbello1

Se encuentra en Masdache, municipio de Tías y su altura máxima es de 435 metros.  […]

Caldera de la Rilla

Después de un pequeño parón veraniego retomamos la buena costumbre de subir volcanes. Esta vez nos vamos a la Caldera de la Rilla, en el Parque Natural de los Volcanes. Su apariencia externa no es más que un islote de picón, pero su tesoro lo guarda en el fondo de sus entrañas; una especie de sepia gigante duerme el sueño eterno en el fondo de su cráter.

Rilla1

Se encuentra por la zona de Tinguatón, municipio de Tinajo, muy próxima a los limites del  […]

Montaña Guardilama

Aprovechando una inusual tarde soleada el pasado invierno, mi compañera y yo nos fuimos a la Montaña Guardilama. Muchos parapentistas sobrevolaban la Montaña Capitas, algunas hogueras aún humeaban después de quemar los restos de la poda, las luces de la tarde iluminaban La Geria y así lo capté con mi cámara.

Así se ve Guardilama desde la casa donde nací.

Guardilama

Se encuentra justo en medio de la línea divisoria de los municipios de Tías y Yaiza. Y su ascenso tanto por La Geria como por Capitas es bastante empinado.  […]